lunes, 4 de febrero de 2013

Todo da vueltas, y al día siguiente lo recuerdas como una experiencia paranormal, como una peli rollo amelie-indie, con filtros color sepia, mucho brillo y muchas drogas y mucho alcohol de por medio. demasiado, de hecho. lo justo para ese momento eufórico orgásmico del que no tienes que dar explicaciones a nadie. haces lo que quieres, y como quieres. y de repente te despiertas en una cama que no es la tuya, con un chico que no es el tuyo, y con una chaqueta que parece suya. llevas vaqueros, todo correcto (supongo). maldita noche loca, malditos amigos guapos, y malditas ganas volver.
y es que en una noche con botellas de vodka y ron de 2 litros caben muchas cosas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario